lunes, mayo 12, 2008

LEMURIA



Durante los días 9, 11 y 13 de Mayo los antiguos romanos festejaban una celebración de culto a los muertos llamada LEMURIA.
Veamos en las fuentes clásicas por qué se llamaba así:

"Escucha la razón del nombre: por el propio dios conocí la razón. Cuando Rómulo enterraba en la tumba los restos de su hermano y se celebraba el funeral por Remo, que tan fatalmente se había precipitado, el infortunado Fáustulo y Aca, con el pelo suelto, humedecían con sus lágrimas los huesos abrasados. Luego regresaban entristecidos a casa al caer la tarde y se arrojaron en el duro lecho, tal como éste estaba. Les pareció que la sombra ensangrentada de Remo se, sentaba junto al lecho y que con voz desmayada les hablaba estas palabras: «Aquí me tenéis, a mí, que era la mitad, la justa mitad de vuestros desvelos; ¡mirad cómo estoy, tan distinto de como era hace poco! Hace poco, si los pájaros me hubiesen asignado el reino, yo hubiera podido ser el más grande entre ¡ni pueblo; ahora soy una sombra vana escapada de las llamas de la pira: ¡ésta es la imagen que ha quedado de aquel Remo que fui! ¡Ay!, ¿dónde está mi padre Marte? Si es que vosotros habéis dicho la verdad y él nos proporcionó las ubres de la loba cuando estábamos abandonados. A quien el animal salvó, la mano temeraria de un ciudadano ha perdido. ¡Oh, cuánto más generosa fue ella! Despiadado Céler , ojalá rindas por herida tu alma cruel y desciendas a la tierra ensangrentada igual que yo. Mi hermano no había querido esto, él me tiene amor, que yo correspondo; dio sus lágrimas a los manes, que es lo que podía. Pedid vosotros a él, por vuestras lágrimas, por la nutrición que me dispensasteis, que señale en mi honor la celebración de este día».
Quisieron abrazar a quien hacía tal encargo y alargaron los brazos: la sombra escurridiza se escapó de las manos que trataban de atenazarla. Cuando la imagen fugitiva se llevó consigo el sueño, los dos contaron al rey las palabras de su hermano. Rómulo le hizo caso y llamó Remuria a aquel día, en que se cumple con el deber para con los antepasados enterrados. La letra áspera, primera del nombre, se cambió a lo largo del tiempo en suave. Luego llamaron también «lémures» a las almas de los silenciosos: éste era el sentido de la palabra, ésta era la fuerza del término.
Sin embargo, los antiguos cerraron los templos durante aquellos días, al igual que ahora los ves cerrados en la época consagrada a los muertos. Asimismo esta época no es apropiada para las antorchas nupciales de viuda o de doncella: la que se casa no dura mucho. Por la misma razón, si te dicen algo los proverbios, afirma la gente que las mujeres malas se casan en el mes de mayo. Pero estas tres fiestas caen en la misma época, aunque sin sucederse en días correlativos”.

Ovidio. Fasti, V 430 y ss


Valete!