viernes, diciembre 15, 2006

CONSUALIA

Veneris dies, ante diem XVIII Kalendas Ianuarias se celebraba en Roma una festividad llamada, CONSUALIA.
Esta fiesta era en honor a Consus, uno de los dioses más primitivos de la religión romana y vinculado a la fundación de la ciudad de Roma.

Hay diversas suposiciones sobre la etimología de su nombre:

- Del verbo compuesto "consero, conseui, sembrar", por ello, era venerado como dios de las semillas.

- Por el término "consilium: consejo" y por una inscripción grabada en su altar: "Consus consilio; Mars duello, Lares coillo potentes" fue considerado dios de los consejos.

- De "condo, conditus, enterrado", por ello, era visto como dios oculto y misterioso. Esta etimología justificaría que su altar estuviera enterrado debajo de la tierra.


Según Ovidio Fastos III, 199, esta festividad fue creación de Rómulo y se piensa que el famoso rapto de las Sabinas tuvo lugar durante la celebración de las Consualia (Plutarco, Rómulo, 14 y T. Livio, 1, 9, 6), pues, según las fuentes clásicas, fue el propio dios el que indujo a Rómulo la idea del rapto.

Se trata de una divinidad agrícola que pasó a ocupar un segundo lugar con la llegada de los dioses griegos a la religión romana.

Las Consualia se festejaban dos veces al año, el 21 de agosto y el 15 de diciembre, en el Circo Máximo, donde el dios tenía un altar subterráneo en una de sus esquinas.

Este altar sólo era descubierto en estas fechas, el resto del año permanecía subterráneo.

Se piensa que el altar se encontraba enterrado por estar consagrado al dios de las cosechas y por la costumbre de enterrar en unas cámaras subterráneas las semillas por simbolizar la fertilidad, la continuidad de la vida y los misterios de la naturaleza.

Lo característico de esta fiesta era adornar con guirnaldas de flores a los animales que ayudaban en los trabajos agrícolas (bueyes, caballos, mulos, asnos,..) y eximirlos de sus labores cotidianas.

A su vez,
en el Circo Máximo se llevaban a cabo carreras de carros, tirados por mulos, ofrendas y sacrificios.

Valete!