jueves, marzo 01, 2007

MATRONALIA- PROCESIÓN DE LOS SALIOS



Las Kalendae Martiae se iniciaban con dos festividades importantes: MATRONALIA y la PROCESIÓN DE LOS SALIOS.

Las Matronalia se celebraban en honor a Juno Lucina, diosa que protegía los partos. En este día las mujeres casadas pedían a la diosa "prosperidad en sus matrimonios y partos fáciles". La etimología de la fiesta es evidente "mater, matris".

Ovidio, Fasti, III nos describe esta celebración:

«Si cabe a los poetas oír las revelaciones secretas de los dioses, como al menos es fama que cabe, siendo como eres apropiado para funciones de hombres, Gradivo, dime por qué las matronas celebran tu fiesta». Así dije yo. Marte, dejando el casco, aunque en su mano derecha continuaba la lanza arrojadiza, me habló del siguiente modo: «Ahora por primera vez se me invoca en misión de paz, dios como soy que rinde en las armas, y encamino mis pasos hacia un cuartel nuevo, y no me arrepiento de la empresa. Me agrada hallarme también en esta función, para que no piense Minerva que sólo ella puede hacerlo. Aprende, poeta empeñado en los días latinos, lo que preguntas, y graba mis palabras en tu mente para recordarlas. Roma, si quieres remontarte a sus primeros orígenes, era pequeña, pero con ser pequeña tenía la esperanza de ser como ésta. Ya estaba en pie la muralla, estrecha para la población futura, pero para la población de entonces demasiado amplia, a su parecer. Si preguntas cuál era el palacio de mi hijo, fíjate en una casa de cañas y paja. En la paja se regalaba con el plácido sueño, y, sin embargo, de aquel lecho llegó hasta las estrellas. Y el romance tenía ya un nombre que desbordaba su lugar, pero él no tenía esposa ninguna ni suegro.

Los ricos pueblos vecinos despreciaban a los yernos pobres, y difícilmente, reían que yo era el autor de sus días. Les perjudicaba habitar en las cabañas y apacentar ovejas y tener unas pocas yugadas de suelo sin cultivar. Cada pájaro y cada alimaña forman su collera y la culebra encuentra alguna con la que reproducirse. A las tribus más remotas les es dado el matrimonio. En cambio, no había ninguna que quisiera casarse con los romanos. Sentí dolor y le dije: «Te he dado, Rómulo, el carácter de tu padre: fuera las súplicas; las armas te darán lo que deseas». Rómulo preparó las fiestas de Conso. Conso te dirá el resto de lo que pasó aquel día, mientras relatas su ceremonia. Los cures y los que sufrieron el mismo dolor se consumían de cólera. Entonces por primera vez un suegro se alzó en armas contra su yerno. Y ya las raptadas casi tenían el nombre de madres, y la guerra entre vecinos había sido aplazada por una larga tregua. Las desposadas se reunieron en el templo de Juno, como se les había indicado. En medio de ellas, mi nuera se atrevió a hablar de la siguiente manera: «Mujeres raptadas a un tiempo (puesto que esto tenemos en común), no podemos seguir demorándonos en el cumplimiento de nuestros deberes para con los nuestros, Los ejércitos están en sus posiciones, para elegid por cual de las dos partes debemos implorar a los dioses. A un lado empuña las armas nuestro esposo, al otro, nuestro padre. Hay que averiguar si preferís ser viudas o huérfanas. Yo voy a proponeros un plan arrojado y piadoso». Y propuso el plan. Ellas obedecieron y se soltaron el pelo, y cubrieron sus cuerpos desconsolados con vestidos de luto.

Ya habían formado los ejércitos dispuestos a combatir y matar; el clarín estaba a punto de dar la señal de combate. Llegaron las raptadas entre las filas de sus padres y las de sus esposos, llevando en su regazo a sus hijos, prendas queridas. Cuando alcanzaron el medio de la cam piña, se pusieron de rodillas en el suelo, y los nietos, como si hubieran comprendido, dando tiernos gritos, tendían sus pequeños brazos hacia los abuelos. El que podía gritaba que por fin había visto a su abuelo, y el que casi no podía estaba obligado a poder. Cayeron las armas y los ánimos de los hombres, y, abandonando las espadas, suegros y yernos se estrecharon las manos. Alaban y retienen a sus hijas y sobre el escudo lleva el abuelo a su nieto. Este uso del escudo resultaba más dulce. A partir de entonces, las madres ebalias consideran deber no pequeño celebrar el primer día que es mío, las calendas, bien porque se atrevieron a meterse entre las espadas empuñadas y con sus lágrimas habían puesto fin a las guerras marciales o bien las madres veneran ritualmente mi día y su ceremonia porque por mí fue Ilia madre felizmente. ¿Pues qué? ¿No se marcha entonces por fin el invierno cubierto de frío y se pierden las nieves derretidas con el sol tibio, y vuelven a los árboles las hojas que el frío había pelado, y se hincha la yema húmeda de la vid tierna, y la fértil planta, oculta tanto tiempo, encuentra ahora el camino secreto por donde asomarse a la brisa? Ahora está el campo productivo, ahora es la ocasión de criar ganado, ahora prepara el pájaro su casa y hogar en la rama. Con razón veneran las madres latinas la estación fecunda, pues sus partos conllevan la milicia y las plegarias. Añádase que donde el rey romano montaba la guardia, en la colina que ahora tiene el nombre de Esquilino, las nueras latinas levantaron ese día a cargo del Estado un templo a Juno. ¿A qué extenderme cargando tu cabeza de múltiples causas? Lo que preguntas helo ahí descollando ante tus propios ojos. Mi madre quiere a las mujeres casadas. Las madres vienen en legión a visitarme: esta causa tan piadosa es la que principalmente nos conviene». Traed flores a la diosa; con plantas floridas se regocija esta diosa; ceñid vuestra cabeza con flores tiernas. Decid: «Tú, Lucina, nos diste la luz». Decid: «Atiende tú las plegarias de la parturienta». Y toda la que,l e halle embarazada, suéltese el pelo y rece para que ella resuelva su parto sin dolor.”

También se celebraba la Procesión de los Salios, sacerdotes que custodiaban los doce escudos enviados pos Júpiter a Numa. Salían en procesión golpeando los escudos con espadas de bronce.



Plurimam salutem!


4 comentarios:

José Manuel dijo...

Queridos clásico-nautas:
Vamos a tener que sacrificar algun "animalillo" en honor de la diosa Juno Lucina. Ya sabeis que María va a ser tia...
Bss

José Manuel dijo...

Queridos clásico-nautas:
No es mucho de mi agrado, pero la prensa del corazón: ¡está que arde!.
¿Conoceis el "nick" de nuestra querida Anita N.?, ¿Qué os parece?, ¿No suena, tal vez, a desengaño amoroso?. Dice así:
"Elegiré morir más que el vivir miserablemente; incluso pidiendo ganar una vida mucho más miserable, en lugar de la muerte". ¡La virgen, encima de la apología!. Por favor, cualquier dato novedoso, que me sea remitido. También pueden intervenir los aludidos.
Siempre por vuestra información: CLAVERUS. TO BE CONTINUED...

Charo Marco dijo...

Madre mía, la Apología os está influyendo más de lo que pensábamos, pero recordad: ¡aún nos queda otra vuelta!

Bss

anita dijo...

A la atención del senator Claverus y todos los clasico-nautas:
El nick tan solo se debe a mi homenaje a nuestra querida (a veces no tanta) Apología. Esa frase es una de mis favoritas por su carga emocional. En absoluto se debe a un desengaño amoroso, afortunadamente estoy bien tanto de salud como sentimentalmente.
José manuel cuando tenga algun dato nuevo no te preocupes que te lo remitiré, ya lo sabes jajaja. Me despido hasta otro comentario.
Besos