martes, octubre 16, 2007

ORIGEN DEL LENGUAJE- LEYENDO A LOS CLÁSICOS


Es frecuente la pregunta de dónde surgieron las palabras y los nombres que se le dan a los objetos. Esta duda también invadía a los clásicos, de manera que autores como Lucrecio y Epicuro intentaron dar respuesta a estas dudas universales.

ORIGEN DEL LENGUAJE, según Lucrecio:

“Enseñó al hombre la Naturaleza las varias inflexiones de la lengua, y la necesidad nombró las cosas. Así como los niños en la infancia, por no poder darse a entender, acuden a los gestos y muestran con el dedo los objetos presentes, cada uno siente en sí mismo aquellas facultades que puede usar. Airado y enemigo el toro topa y hiere con las astas antes de que le apunten en su frente; de pantera y leona los cachorros con garras y con pies y con bocados se defienden aun antes de salirles; en sus nacientes alas confiados los hijos de las aves, por los aires se ayudan con su vuelo vacilante. Por lo tanto, creer que un hombre entonces a las cosas dio nombre; que los otros de él aprendieron los vocablos nuevos, es mucha necedad; ¿cómo ha podido llamar a cada cosa por su nombre, y los varios sonidos del lenguaje él solo producir, al tiempo que otros no pudieron hacer la misma cosa? Porque además, si no habían usado los demás entre sí de las palabras ¿cómo es que conocían sus ventajas? Y ¿de qué modo el inventor se ha dado a entender a los otros, y ha podido hacer que ellos abracen su proyecto? Reducir no podía un hombre solo a tanta multitud, y precisarla a que tan varios nombres aprendiese; no podía enseñarlos: imposible era que hubiesen ellos aguantado les majase más tiempo las orejas con aquel ruido vano de sonidos. ¿Será, por fin, acaso maravilla que, teniendo los hombres voz y lengua, diesen distintos nombres a las cosas según les afectasen, cuando oímos la variedad de voces y sonidos que hacen los animales y las fieras conforme se suceden en sus almas el miedo o el dolor o el regocijo? Pues esto lo declara la experiencia. Cuando de los molosos la gran perra, en el primer acceso de su furia, debajo de sus labios apartados y móviles enseña dos carreras de formidables dientes, el sonido amenazante de su voz difiere de aquel que se oye cuando sus ladridos hacen retumbo en todos los contornos: mas cuando con su lengua blandamente lame los tiernos miembros de sus hijos y con sus pies aquí y allí los echa, y cuando los provoca con mordiscos pillándolos sus dientes con blandura, esto difiere mucho del murmullo de su voz maternal cuando lamenta su soledad aullando tristemente o cuando con acentos doloridos huye, arrastrando el cuerpo, del castigo. En fin; ¿no hay diferencia en el relincho del florido caballo entre las yeguas cuando viene furioso, traspasado por el alado amor, a los que arroja por sus anchas narices en la guerra cuando agita sus miembros otra causa? Y las especies varias de las aves, los gavilanes y quebrantahuesos, los somorgujos que en saladas ondas se buscan el sustento, diferencian según las circunstancias sus clamores, principalmente cuando se disputan la subsistencia y luchan por la presa. Y su ronco cantar mudan las otras según las estaciones, como lo hacen cornejas vividoras, y las bandas de cuervos cuando anuncian, según dicen, y llaman vientos, lluvias y tormentas. Pues si las diferentes sensaciones al animal obligan, siendo mudo, a proferir sonidos diferentes, ¿cuánto más natural es que haya el hombre podido designar diversas cosas entonces con sonidos peculiares?”

Lucrecio, La naturaleza de las cosas,V, 1484 y ss.

Epicuro en Carta a Heródoto, 75, concluye: "Por tanto, los nombres desde el principio no se formaron por convención, sino que la propia naturaleza de los hombres percibiendo las sensaciones propias según cada pueblo y adquiriendo las propias representaciones formaron propiamente la palabra según cada sensación y cada representación, de forma que resultó algo diferente según los lugares y pueblos"


Actualmente se sigue analizando si el lenguaje es innato o adquirido, sin concluir nada, pues las teorías que intentan dar respuesta a esta pregunta son muchas.

Más información:
http://sincronia.cucsh.udg.mx/lengpens.htm
http://vereda.saber.ula.ve/jonuelbrigue/origen_lenguaje.pdf


Valete!