miércoles, noviembre 15, 2006

ARACNE

MITO DE ARACNE


"Aracne es una don­cella de Lidia cuyo padre, Idmón, de Colo­fón, era tintorero. La joven se había gran­jeado una gran reputación en el arte de tejer y bordar. Las tapicerías que dibujaba eran tan bellas, que las ninfas de la cam­piña circundante acudían a admirarlas. Su habilidad le valió la fama de ser discípula de Atenea, la diosa de las hilanderas y bor­dadoras. Pero Aracne no quería deber su talento a nadie más que a sí misma, y de­safió a la diosa, la cual aceptó el reto y se le apareció en figura de una anciana. Atenea se limitó primero a advertirla y aconsejarle más modestia, sin lo cual debía temer el enojo de la diosa. Pero Aracne le respondió con insultos. Entonces, la divi­nidad se descubrió y la competición dio comienzo. Palas representó en el tapiz a los doce dioses del Olimpo en toda su majes­tad, y, para advertir a su rival, añadió en las cuatro esquinas una representación de cuatro episodios que mostraban la derrota de los mortales que osaban desafiar a los dioses. Aracne trazó en su tela los amores de los olímpicos que no redundan en su honor: Zeus y Europa, Zeus y Dánae, etc. Su labor es perfecta, pero Palas, airada, la rompe y da un golpe con la lanzadera a su rival. Sintiéndose ultrajada, Aracne, presa de desesperación, se ahorca. Atenea no deja que muera, y la transforma en araña, que seguirá hilando y tejiendo en el extremo de su hilo".

Pierre Grimal, Diccionario de mitologia griega y romana. Paidós, 1982.


FUENTE CLÁSICA
Ovidio en las Metamorfosis , VI nos narra la leyenda:

"Y dirige sus propósitos hacia el destino de Aracne de Meonia, que, según había llegado a sus oídos, no se consideraba inferior a ella en el arte de tejer la lana. Su fama no se debía ni a la posición ni al origen de su familia, sino a su propia habilidad; su padre era Idmón de Colofón, que se dedicaba a teñir la esponjosa lana con púrpura de Focea, y su madre había muerto, pero también ella había sido una mujer del pueblo, igual que su marido. No obstante, con su esfuerzo Aracne se había ganado un gran renombre en las ciudades de Lidia, a pesar de haber nacido en una casa humilde y de vivir en la hu­milde Hipepas. Muchas veces abandonaron sus viñe­dos las ninfas del Tmolo, y las ninfas del Pactolo abandonaron sus aguas para ir a ver su maravilloso trabajo. Y no sólo era un deleite ver las prendas ya acabadas, sino también ver cómo las hacía: tanta era la belleza de su arte. Tanto cuando hacía los primeros ovillos con la lana sin cardar como cuando la trabajaba con los dedos y alisaba una y otra vez los copos, parecidos a nubes, en largas piezas, cuando hacía girar el torneado huso con el ágil pulgar o cuando bordaba con la aguja, se veía que era alumna de Palas. Pero ella lo niega, y tan gran maestra le parece una ofensa, y dice: «¡Que compita conmigo! A nada me negaré si me vence.»


Palas se disfraza de anciana: coloca en sus sienes fal­sas canas y apoya en un bastón sus débiles miembros. Después empieza a hablar: «En la vejez no hay sólo co­sas malas: de la edad tardía nace la experiencia. Así que no te burles de mi consejo: busca la gloria de ser la primera entre las mortales en las labores de la lana, pero cede ante la diosa, y ruégale con voz suplicante que perdone tus palabras, oh temeraria: ella te perdo­nará si se lo pides.» Aracne le lanza una torva mirada, suelta los hilos que había comenzado, y conteniendo a duras penas su mano, con airado semblante, responde con estas palabras a Palas oculta bajo su disfraz: «¡Des­variando vienes a aconsejarme, y acabada por los años: vivir mucho tiempo también es perjudicial! ¡Dile esas palabras a tu nuera, si es que tienes una, o a tu hija, si es que tienes! Yo tengo suficiente consejo en mí misma, y no creas que has conseguido algo con tus ad­vertencias: sigo pensando lo mismo que antes. ¿Por qué no viene ella misma? ¿Por qué evita competir con­migo?» Entonces la diosa dice: «¡Ha venido!», y des­pojándose de la figura de anciana, muestra a Palas. Las ninfas y las mujeres de Migdonia veneran a la divini­dad; la muchacha es la única que no tiene miedo, aun­que sí se sobresaltó, y su rostro mostró, sin querer, un repentino rubor que inmediatamente volvió a desapa­recer. Lo mismo le ocurre al aire, que se tiñe de rosa cuando empieza a surgir la aurora, y al poco tiempo se torna blanco con la salida del sol. Ella insiste en su propósito, y un necio deseo de gloria la hace precipitarse hacia su ruina: en efecto, la hija de Júpiter ya no se rehúsa, ni le da más consejos, ni pospone el enfrenta­miento.
Sin más demora, cada una ocupa su puesto en un lugar distinto, y con sutiles hilos empiezan a tender la urdimbre. La urdimbre está sujeta al enjulio, el travesaño mantiene separados los hilos, las afiladas lanzaderas introducen la trama que los dedos luego acomodan, y pasándola entre los hilos los cortos dientes del peine la comprimen a cada golpe. Ambas trabajan a toda prisa y mueven sus brazos expertos con los vestidos recogi­dos sobre el pecho, y el ahínco borra la fatiga. Allí entretejen púrpura que ha conocido los calderos de Tiro, tenues matices de color apenas distinguibles, como aquéllos con los que el arco iris, cuando los rayos del gol atraviesan las gotas de lluvia, suele teñir el vasto cielo con amplia curvatura: aunque mil colores distintos dentellean en él, el ojo que los observa no puede distinguir el paso de uno al otro, tanto se parecen los que se tocan, aunque los extremos son distintos. Entre­tejen también flexibles hilos de oro, y sobre la tela se va desarrollando una antigua historia.
Palas representa la fortaleza de Marte en la ciuda­dela de Cécrope, y la antigua disputa por el nombre de la ciudad. Doce dioses, con Júpiter en medio, están sentados con aire solemne sobre altos escaños; el as­pecto de cada dios indica su identidad: Júpiter es la fi­gura de un rey; al rey de los mares lo presenta de pie, en el acto de golpear la roca con su largo tridente y de hacer salir un mar de la grieta abierta en la piedra, prueba para reivindicar para sí la ciudad; a sí misma se representa con el escudo, con la lanza de afilada punta y con el yelmo en la cabeza; la égida protege su pecho, y hace ver cómo la tierra, golpeada por la lanza, genera un retoño de olivo cargado de blanquecinos frutos, ante el asombro de los demás dioses. Su victoria da fin a su obra.
Pero para que su rival comprenda con algún ejemplo qué es lo que le espera por tan terrible atrevimiento, añade en las cuatro esquinas las escenas de cuatro cer­támenes, representadas, en colores vivaces, con peque­ñas figuras. En una de las esquinas están la tracia Ró­dope y Hemo, ahora montes helados, pero antes cuer­pos de mortales, que se atribuyeron a sí mismos los nombres de los dioses. En otra parte aparece el triste final de la reina de los pigmeos: Juno, tras vencerla en una contienda, la obligó a convertirse en grulla y a ha­cerle la guerra a su propio pueblo. También dibujó a Antígona, que habiéndose atrevido a enfrentarse a la esposa del gran Júpiter fue convertida en pájaro por la regia Juno; y de nada le sirvió ser troyana e hija de Lao­medonte: cubierta de plumas blancas, se aplaude a sí misma con el castañeteo de su pico de cigüeña. En la única esquina que queda está Cíniras privado de su progenie, y abrazado a las escaleras del templo, que an­tes fueron los cuerpos de sus hijas, se le ve llorar ten­dido sobre el mármol. Los bordes los rodea con ramas de olivo, símbolo de paz: esa es la orla, y así, con su ár­bol, pone fin a su obra.


Aracne dibuja a Europa engañada por la figura del toro: se diría que es un toro de verdad, y que el mar es real. Ella parecía mirar hacia la costa que quedaba atrás y llamar a sus compañeras, mientras recogía los pies, temerosa, por miedo a tocar el agua que choca y salpica. También representa a Asterie raptada por el águila contra su voluntad, y a Leda recostada bajo las alas del cisne; añade también la ocasión en que Júpiter, oculto bajo la apariencia de sátiro, deja embarazada de dos gemelos a la bella Nicteida, y también cuan­do, convertido en Anfitrión, te poseyó a ti, Tirintia; cuando engañó a Dánae transformado en oro, a la hija del Asopo transformado en fuego, a Mnemósine como pastor, y a la hija de Ceres como jaspeada ser­piente. También a ti, oh Neptuno, transformado en fiero novillo, te puso sobre la virgen Eolia: con el sem­blante de Enipeo generas a los aloídas, como car­nero engañas a la hija de Bisaltes. También la dulcí­sima madre de las mieses, de rubia cabellera, te co­noció como caballo, la madre del caballo alado, con su cabellera de serpientes, te conoció como ave, y Me­lanto como delfín. Aracne reprodujo el semblante de todos ellos y el aspecto del lugar.
Allí está la figura de un Febo campesino, ora reves­tido de las plumas de una ave rapaz, ora de la piel de un león, ora cuando como pastor engaña a Ise, hija de Ma­careo. Allí está Líber cuando embaucó a Erígone como falsa uva, y Saturno cuando, convertido en caballo, procreó al biforme Quirón. Los bordes de la tela están rodeados por un estrecho margen de hojas de hiedra entretejidas con flores. Ni Palas ni la misma Envidia podrían criticar su obra. La rubia diosa guerrera no pudo soportar su éxito y rompió, celeste crimen, aquellas telas bordadas, y con la misma lanzadera de madera del Citoro que tenía en su mano golpeó en la frente una y otra vez a Aracne, hija de Idmón. La infeliz no pudo soportarlo e, intré­pida, se ató una soga al cuello: cuando Palas la vio col­gada se apiadó y la sostuvo, y le dijo: «Vive, pues, des­vergonzada, pero seguirás colgada; y para que no te creas a salvo en el futuro, este castigo recaerá sobre tu estirpe, hasta tus últimos descendientes.» Luego, al marcharse, la roció con jugo de acónito, la hierba de Hécate inmediatamente, al contacto con el funesto fármaco, sus cabellos cayeron deshechos, al igual que la nariz y las orejas, su cabeza se hizo diminuta, y todo su cuerpo se empequeñeció. De los costados cuelgan delgados dedos en lugar de las piernas, y todo lo demás lo ocupa el vientre, desde el que, no obstante, ella, una araña, sigue soltando un hilo con el que, como antes, elabora sus telas"

Finis!

4 comentarios:

José Manuel dijo...

charo es urgente me puedes llamar a 961543626 gracias soy maria.

no lo publiques¡¡

Amparo dijo...

¡Qué escalofriante metamorfosis!

maisé dijo...

charo que preciosas las historias me tienes cada vez mas fascinada con las que vas poniendo, mil besos

charo dijo...

Los clásicos y sus leyendas nos cautivan a tod@s.
Bss